Alfonso Ruiz de Aguirre

 

Hace siete años mi buen amigo Luis Miguel Francisco me contó una historia que me dejó estremecido: un sargento, herido en la guerra de Iraq, intentaba, sin ningún éxito, ser reconocido como herido en combate o como víctima del terrorismo. El Ejército y las instituciones se estaban burlando de su dolor. Él se había limitado a realizar unas declaraciones bastante asépticas a una emisora de radio y pretendían meterle por ellas en una cárcel militar. Esa historia había que contarla. Y la conté, con la colaboración del sargento Sergio Santisteban, hoy ya reconocido víctima del terrorismo.

Así nació LOBO EN EL PURGATORIO.

Más tarde, y siempre gracias a la ayuda de Luis Miguel Francisco, otras dos editores publicaron ensayos de historia militar míos.

El primero, EL ATLAS ILUSTRADO DE LA LEGIÓN ESPAÑOLA, la escribí a cuatro manos con Luis Miguel Francisco.

En la segunda, LA LEGIÓN EN LAS CAMPAÑAS DE MARRUECOS. 1921-1927, ya me atreví a caminar solo.